Museos que deciden sacar a las artistas del armario y sacudirse un machismo secular

Se inicia la temporada y museos como el Macba, el Reina Sofía, El Prado o el Ivam empiezan la nueva temporada intentando reparar la secular marginación de la mujer como creadora en el arte con exposiciones pensadas y dedicadas a ellas. Museos que deciden sacar a las artistas del armario y sacudirse una machismo secular

Ante el movimiento femenino que sacude conciencias, algunos museos han decidido hacer un esfuerzo por visualizar a las mujeres artistas. Las mujeres durante siglos hemos estado relegadas a la posición de «seres representados» en el mundo del arte, pero parece que esto empieza a cambiar o al menos se da una imagen de deseo de cambio.

ANNIE SWYNNERTON, ANNE ANCHER, SOFONISBA ARTEMISA GENTILESCHI, LAVINIA FONTNA

Son algunos de los nombre que quizás usted no reconozca, aunque una minoría si lo harán. Son nombres de mujeres con historia y que merecen formar parte de esta. Algunos de los museos mas representativos de nuestro país en Barcelona, Valencia o Madrid quieren contribuir a visibilizar a la mujer y así compensar en parte su ocultación de siglos.
La próxima temporada podremos ver una magnífica exposición de pintoras del Renacimiento y el primer Barroco Italiano. MUJERES en mayúsculas, las obras de las cuales se atribuyeron a hombres o arrinconadas en los almacenes de los templos del arte. 200 años estarán representados de arte femenino en el Prado. Esta es una cita que el Prado tiene la voluntad de convertir en uno de los eventos principales.

Se culminará el bicentenario del Pardo con la recuperación de las obras de Sofonisba Anguissola y Lavinia Fontana.

Esta exposición enfrentará a dos artistas Italianas que compartieron el momento. Dos grandes artistas que alcanzaron el reconocimiento en vida para luego ser olvidadas durante siglos. Ambas rompieron convenciones de la época y gracias al arte de la pintura mejoraron sus vidas y las de sus familias alcanzando independencia. Lo hicieron cada una a su manera situando sus nombres en la historia de arte.

Sofonisba Anguissola (1535-1625) 

Nació en Cremona dentro de una familia de la pequeña nobleza local. Su padre, Amilcare Anguissola, no disponía de grandes recursos materiales, pero contaba con buenos contactos y era un lince a la hora de promocionarse a sí mismo y a los suyos. Para hacer publicidad de su hija, el hombre no paraba de enviar cartas y retratos suyos aquí y allá. Uno de los destinatarios de sus peticiones y propuestas fue Miguel Ángel, entonces ya célebre y a quien el dedicado progenitor escribió en 1557 para solicitarle que acogiera a su hija como pupila. El maestro le respondió, y lo hizo encargando a la aspirante el retrato de un niño llorando. Ella creó entonces el excelente dibujo Niño mordido por un cangrejo, con su hermano Asdrubale como modelo. Miguel Ángel la ayudó.

Más tarde, conocería al duque de Alba y a través de este al gobernador de Milán, quienes fascinados por el arte de Sofonisba la recomendaron en la corte de Felipe II. En 1559,  se convirtió en dama de compañía de Isabel de Valois, sin abandonar la pintura y su carrera fue lanzada con tal éxito que incluso le pedían a Alfonso Sáchez Coello (pintor oficial del rey) que hiciera copias de sus pinturas.

Mas tarde se atribuirían obras de Sofonisba Anguissola a Coello y también a Tiziano y a Pantoja de la Cruz.

 

 Lavinia Fontana (Bolonia 1552-1614 Roma)

Lavinia fue desde niña una admiradora de Sofonisba Anguissola y su padre, Próspero Fontana, quien también era pintor, supo valorar el talento de su hija.

A los 25 años Lavinia se casó con Gian Paolo Zappi, también artistas,  tendrían 11 hijos.

Gian valoró el talento de su esposa reconociendo quien de los dos era realmente excelente, apoyando a su esposa y encargándose de la educación de sus hijos. De este odo Lavinia pudo abrir su propio taller y entablar amistad con pintores de su entorno.

Puede considerarse a Lavinia Fontana como la primera pintora profesional y totalmente autónoma. Su taller tuvo gran éxito y recibió encargos de Florencia hasta Roma y fue elegida miembro de la Academia Romana.

Pronto quedó claro que quien pintaba especialmente bien era ella y no el marido. Pero Gian Paolo lo asumió y apoyó a su esposa a tope. Él se hizo cargo de la prole mientras ella abría taller propio y se codeaba con los artistas varones de la zona. Según Leticia Ruiz, el pobre cónyuge fue objeto de no poca chanza por su posición de segundón respecto a la mujer.

A Lavinia Fontana se le puede considerar la primera pintora profesional y totalmente autónoma, indica Ruiz. Su taller de Bolonia fue viento en popa. Recibió encargos desde Florencia y Roma, cuyos hombres ilustres la eligieron miembro de la Academia Romana.

También en Cataluña «La Xarxa de Museus d’Art de Catalunya» que integra a 21 museos, a iniciado este año un excelente trabajo para otorgar una mayor visibilidad y presencia a las mujeres en los museos de arte en un marco global que busca una perspectiva de genero y diversidad sexual.
Uno de los aspectos de esta iniciativa mas relevantes es el de dar una mayor visibilidad a la mujer como como creadora y romper con la tendencia histórica de mostrar una una visión masculina del arte sacando a las mujeres del fondo de arte de los museos y mostrar sus obras.

Hacer aflorar a las mujeres en el mundo del arte, como musas, promotoras, mecenas y muy especialmente como creadoras, impulsando nuevos discursos. Es de esperar que esto sea algo más que una moda y que las colecciones de las mujeres no se vean relegadas a alguna exposición y pasen a formar parte de forma definitiva de las muestras permanentes de nuestros templos del arte. El arte femenino debe visibilizarse y mostrarse al mundo, al público en igualdad de condiciones que el arte creado por el hombre. Debe formar parte de las colecciones permanentes de los museos.

Fuente: Museo del Prado

MNAC

Contacto